Juan Aldama, participante de la conspiración de Querétaro e inicio de la Guerra de Independencia en 1810

SWNoticias
Jaqueline Sánchez.

Acapulco Gro., mayo 07 de 2021.- En un día como hoy, pero de 1774, nació Juan Aldama, en San Miguel el Grande (actualmente San Miguel de Allende, Guanajuato), conocido por su participación en las conspiraciones y en la lucha del movimiento insurgente.

Sin embargo, la injusticia del sistema mercantilista español, que impedía el comercio de México con cualquier otro país que no fuera España, y la marginación de los criollos de los altos cargos de la administración colonial y del mando del ejército, convencieron a Juan Aldama de la necesidad de rebelarse contra la metrópoli, es por ello que participó con su hermano Ignacio Aldama, en la conspiración de Valladolid en 1809.

Ambos participaban en las juntas secretas del corregidor Miguel Domínguez y de su esposa Josefa Ortiz de Domínguez, cuando la conspiración fue descubierta, Juan Aldama se encontraba en San Miguel, al mando del regimiento de Dragones de la Reina.

El 13 de septiembre Josefa ortos envió a un trabajador para que le avisara lo que ocurría, pero como el enviado de la corregidora no encontraba a Allende, entrevistó al capitán Juan Aldama y le informó que la conspiración había sido descubierta.

Aldama partió entonces para Dolores, donde llegó a las dos de la mañana el día 16 de septiembre, contó a Allende lo sucedido en Querétaro y enseguida se reunieron con Hidalgo, quien decidió llevar a cabo en ese momento el levantamiento; así, al amanecer de ese día en 1810 estaba dado el Grito de Insurrección, para dar inicio a la Guerra de Independencia; Juan Aldama, asumió la dirección militar de los sublevados, con el grado de teniente general, en el cual participó en la batalla de Monte de las Cruces y en el asalto de Guanajuato.

A pesar de las victorias iniciales, las tropas comenzaron a debilitarse a causa de la superioridad militar de las tropas españolas, en efecto, los insurrectos, mal armados y poco disciplinados, fueron derrotados por el ejército realista de Félix Calleja en Aculco (7 de noviembre de 1810) y en Puente de Calderón (16 de enero de 1811).

Ante la imposibilidad de continuar el avance sobre la Ciudad de México, Juan Aldama decidió retirarse hacia el norte, pero fue hecho prisionero por los españoles en Acatita de Bajan, junto con otros líderes revolucionarios, como Ignacio María de Allende. Acusados de traición, todos ellos fueron fusilados en Chihuahua, el 26 de junio de 1811.